Quieres trafico a tu pagina?

Udimi - Buy Solo Ads

Saturday, April 23, 2011

Pablo Montano Leon alias 'El RUSO' desde el Combinado del Este...


Preso denuncia a altos oficiales



Desde la sala de terapia intensiva del hospital de reclusos del Combinado del Este,
donde se encuentra en huelga de hambre, Pablo Montano León, alias “El Ruso”, acusa
a los oficiales del MININT, el general Jesús Becerra y el teniente coronel Francisco
Díaz Mendoza por haberlo llevado a prisión por un delito no cometido.

Antes de ser ingresado, Montano se encontraba en el edificio 2, destacamento 21, en
la compañía 2314, del Combinado del Este. Fue sancionado en la causa 686/2004 a 25
años de prisión por un supuesto delito de tráfico de droga.

Fue arrestado en septiembre de 2002. Lo instruyeron de cargos por tres meses en el
Departamento Técnico de Investigaciones de 100 y Aldabó. De allí fue trasladado a la
sede de la Seguridad del Estado en Villa Marista, donde permaneció por un año.

El instructor del caso, el teniente coronel Francisco Díaz Mendoza y el general
Jesús Becerra, jefe del departamento de antidroga, le propusieron que acusara al otro
implicado en la causa, Dimitri Guasimor.

En el juicio no se probó el delito. La defensa solicitó su libertad inmediata por falta
de documentación por parte del general Becerra, quien alegó que no podía presentarla
porque era secreta. El presidente del tribunal, a pesar de no haber pruebas, sancionó a
Montano, por haber negado todo el tiempo su participación en los hechos, a 25 años de
prisión.

Montano fue enviado al Combinado del Este. Después fue trasladado a la prisión de
la provincia Granma, donde fue sometido a severos tratos por parte del director de la
prisión, el mayor Modesto Castillo, por lo que se declaró en huelga de hambre. Llevado
al centro de instrucción penal de Bayamo, el fiscal determinó que se estaba cometiendo
una injusticia contra Montano. Entonces, el propio mayor Modesto Castillo solicitó al
jefe de la Dirección Nacional de Prisiones su traslado a un régimen de especial rigor.

Montano fue informado por el teniente coronel Peña que seria trasladado a La Habana,
pero fue dejado en el régimen de especial rigor de la prisión de Villa Clara conocida
como el Pre. Al llegar allí, el primer teniente Febles le comunicó que había llegado
al infierno. Luego, fue pateado, despojado de sus ropas, arrastrado por el piso y
encerrado en una celda castigo, donde un guardia llamado Luisito le propinó otra
golpiza.

Casi a punto de perder la vida por todo lo que sufrió y los horrores que vio, Pablo

Pablo Montano León es ingeniero en sistema automatizados de dirección y Máster en
Ciencias, graduado en el Instituto de Ingeniería civil de Moscú en 1993. Está casado
con una rusa, con quien tiene un hijo de 7 años. Hace varios años que no lo ve. El niño,
que vivía con él cuando lo encarcelaron, fue llevado a un reformatorio, hasta que su
madre, que se encontraba en Rusia, viajó a Cuba y lo recogió. Desde entonces, su hijo
sufre trastornos mentales por el maltrato al que estuvo sometido en el reformatorio.

dania.zuzy@gmail.com

DENUNCIA DE LA GOLPIZA A LA PERIODISTA INDEPENDIENTE: DIANA VIRGEN GARCIA GARCIA


Testimonio de la Bloguera y periodista independiente, Dania Virgen García

El pasado 15 de abril, tres activistas opositores y yo, Dania Virgen García García,
periodista independiente, fuimos severamente golpeados y detenidos por oficiales de la
Seguridad del Estado del departamento 21,
cuando nos dirigíamos a una reunión, en la
calle 106 y 51, en el municipio Marianao.

Mis acompañantes eran David Águila Montero, periodista independiente, Leydi Coca
Dama de Apoyo, y Michel Iroy Rodríguez presidente del Movimiento Impacto Juvenil
Republicano.

Llegando a la avenida 51, más de 20 oficiales nos rodearon, pidiéndonos carnet de
identidad. Después de estar cerca de 10 minutos en la esquina de 51, llegaron tres
carros patrulleros.

Los oficiales de la policía política Alejandro, Volodia, Abel, Tomás, Camilo, y otros,
se abalanzaron hacia mí, para introducirme en el carro patrullero a la fuerza. . Sobre
Michel y David se abalanzaron 6 ó 7 miembros de la brigada de respuesta rápida y
David fue inmovilizado por el cuello.

Leydi y yo fuimos conducidas a la unidad 7ma de La Lisa, David y Michel fueron
conducidos para la 5ta unidad de Playa.

En la unidad de la Lisa estaban esperándonos cerca de una veintena de oficiales, que
nos condujeron a Leydi y a mí para un salón que queda al fondo de la unidad. Allí dos
oficiales mujeres me aguantaron por las manos y me arrimaron hacia la pared, para que
una oficial le diera golpes a Leydi. Después de varios minutos, llegó el teniente coronel
de la unidad, acompañado por un grupo de oficiales, mujeres y hombres.

El teniente coronel me zarandeó duro por los brazos para obligarme a que yo hiciera lo
que el quería, al no hacerle caso, me dio una bofetada, le dije que si me volvía a dar yo
le iba dar por la cara como el mismo me había dado, entonces me siguió zarandeando
fuerte hasta cogerme por los brazos y torcérmelos con fuerza hacia atrás como si yo
hubiera sido un hombre, delante de todos los que se encontraban allí.

Aprovechando las tres oficiales mujeres que el teniente coronel me viraba los brazos,
me arrebataron la cartera, que me había negado a entregarles. La cartera se rompió y
perdí una memoria de 4 GB, y dinero.

Cuando fui conducida por el Tte coronel para el calabozo, la oficial que golpeó a
Leydi, me dio un bofetón y cuando el Teniente Coronel me encerró en el calabozo, el
calabocero me hecho spray en el rostro, era tanto el ardo que sentía, que pedí a gritos
que me llevaran a un médico, sentía ardor en los ojos, la cara, las manos y el pecho.
Pero no me llevaron al médico.

Después de suplicar que me llevaran al hospital, llegó un oficial vestido de civil, que
quería conversar conmigo, le contesté que si quería entrevistarme me llevara primero al

médico. Me respondió que me llevaría al médico y me sacó del calabozo. Fui esposada
y conducida hacia la unidad de la policía de la calle Aguilera, en el municipio Lawton.
Mientras me llevaban, como no podía abrir los ojos, los policías que iban conduciendo
el carro patrullero, con burlas me dijeron ya llegamos a la Liga contra la Ceguera.

De la unidad de Aguilera fui llevada al Hospital Miguel Enríquez, donde también fui
maltratada por los médicos. Después de unas horas fui puesta en libertad.

De la 5ta unidad donde se encontraba detenido Michel Iroy, fue trasladado hacia la
unidad 7ma de la Lisa. Después de dos horas fue conducido hacia San Miguel del
Padrón y puesto en libertad, los otros fueron dado de libertad después de varias horas
de estar detenidos.

Dania Virgen García García